Politics
Politics

Mexicanos encabezan crecimiento poblacional; crece la comunidad salvadoreña y guatemalteca

| by

Vivelo Hoy
Por Francisco Castro

Las olas migratorias de la última década han empujado a la población hispana  a alcanzar  los 50.5 millones de habitantes en toda la nación, siendo los mexicanos la mayoría de ellos con 31.8 millones -aunque también han aumentado drásticamente las poblaciones salvadoreña y guatemalteca.

Sin embargo, estas cifras suponen retos para el país y no se transforman en poder político, ya que hace falta más inversión en la educación y liderazgo para asegurar el desarrollo no sólo de este segmento de la población, sino de toda la nación, concuerdan analistas.

“Lo más importante es que, siendo esta una población tan numerosa, si los indicadores, particularmente educativos que están correlacionados con los ingresos, continúan en la misma forma, no se le vaticina un futuro tan promisorio a Estados Unidos”, expresó Octavio Pescador, analista político.

Según Pescador, mucho del crecimiento poblacional latino es de jóvenes que necesitan mejores recursos educativos para superarse y mantener el desarrollo del país. Él lo compara  a una mesa, donde los hispano representan actualmente  una de las patas.

“Imagínate que uno de los pies de la mesa este desequilibrado [como está actualmente]. Ahora imagínate que dos de las patas que la sostienen estén incompletos. La mesa se va inclinar, no va estar nivelada”, acentuó. “A eso equivale que la comunidad latina no tenga índices educativos altos que vienen correlacionados con los ingresos”.

Según cifras del Censo, la población de origen mexicano aumentó de 20.6 millones en el 2000 a 31.8 en el 2010, un aumento del 54%. Le siguen los puertorriqueños con 4.6 millones y los cubanos que numeran 1.8 millones.

Otro segmento hispano que ha visto un repunte poblacional, según el Censo, son los salvadoreños, que crecieron 152% en comparación con el 2000 y son el cuarto grupo latino más grande en términos demográficos, con 1.6 millones de habitantes. A ellos les siguen los dominicanos con 1.4 millones y los guatemaltecos que enumeran un  millón.

El crecimiento poblacional salvadoreño es importante tanto para ese país centroamericano como para Estados Unidos, opinó Raúl Hinojosa-Ojeda, catedrático de UCLA.

“Definitivamente se debe a que El Salvador realmente es muy interdependiente con Estados Unidos, mucho más que cualquier otro país en América Latina”, dijo Hinojosa-Ojeda.  “Cada vez más es una comunidad muy dinámica y muy concentrada en los centros de poder como Los Ángeles y Washington D.C. y van aumentar su influencia política”, resaltó.

Pero al igual que la población latina en general, el crecimiento de los salvadoreños también supone retos.

“Una de las importantes tareas es preparar a las organizaciones de la sociedad civil en Estados Unidos y El Salvador para coordinarse, para tener una visión de cómo operar en un ámbito transnacional que no es nada fácil”, dijo Hinojosa-Ojeda.

Brinco cualitativo

No obstantes,  él considera que la relativa pequeñez de la sociedad salvadoreña donde todo el liderazgo se conoce le permite una hegemonía con la que quizás no cuentan otros segmentos de la población latina.

“Tienen que tomar un brinco cualitativo, invertir en un proceso de formación de liderazgo para entender los retos, aunque es sociedad muy organizada con muchas organizaciones sociales ya establecidas”, opinó.

Y aunque el estudio resalta que el crecimiento latino en California sigue en avance, también muestra que no está creciendo al paso que en otros estados como Arizona, Texas, Colorado y otros.

Hinojosa-Ojeda dijo que esto no es nada inusual, pues obedece principalmente  a razones económicas.

“California es un lugar muy caro y muchos inmigrantes aunque lleguen aquí, una vez empiezan a crecer económicamente, escogen irse a otros estados porque es más barato y pueden crear una vida para sus hijos. Es muy típico. Todo inmigrante sigue este tipo de migración”, señaló Hinojosa-Ojeda.

Para Michelle Romero, del Greenlining Institute, un centro multi-étnico de política pública con sede en San Francisco, estos números no significan mucho si no se aprovechan.

“El gran crecimiento de las comunidades de color muestran la tendencia en donde va nuestro estado y la nación”, dijo Romero. “Pero tenemos que involucrarnos más para traducir esto a un poder político”.

Una de las maneras de hacer esto, dijo, es involucrándose en el proceso de redistribución de distritos que está ocurriendo en todo el estado.

“Es la única manera de asegurarnos que las líneas distritales sean hechas de manera justa en nuestras comunidades y que tengamos una voz en Sacramento y Washington D.C.”, señaló.